ACEITE DE SOJA: Se obtiene mediante el prensado en frío del grano de soja. Tiene un color algo más oscuro que el aceite de oliva y un espesor similar. Se utiliza tanto en frío para aliño de ensaladas como para calentar, ya que soporta bien las altas temperaturas. Al principio suele resultar algo soso o con poco sabor. Sin embargo, al ser una grasa vegetal, no tiene colesterol y es muy saludable.
TOFU: El queso de soja se obtiene de la fermentación de la leche. Por su alto contenido en proteínas (es también rico en hierro, calcio y vitamina B, bajo en calorías y grasas saturadas, y no tiene colesterol), puede ser un nutritivo sustituto de la carne, el pescado, los huevos y los productos lácteos. Ejerce una acción beneficiosa sobre los huesos y reduce el riesgo de fracturas. Media taza de tofu (unos 100 g) contiene unos 153 mg de calcio, algo más que la misma cantidad de judías o granos de soja cocidos. En la cocina china y japonesa, el tofu es un ingrediente muy versátil, empleado como aderezo, frito, en salsas o añadido a las sopas. Al principio puede resultar soso, pero después deja un regusto bueno que puede ser áspero para algunos, debido quizá a su bajo contenido en grasa. El tofu combina muy bien con otros sabores, por ejemplo en recetas de verduras variadas, donde liga los ingredientes y forma un plato más consistente.
MISO: Es una pasta de soja fermentada que se añade a los guisos para reforzar su sabor y elevar su contenido proteico, pero sin los inconvenientes que presentan los cubos de sopa instantánea preparados. La textura del miso es similar a la de la mantequilla de cacahuete. Tiene un destacado contenido en proteínas, y también bastante sal.
TAMARI: Es la clásica salsa de soja, fermentada de manera natural y popularizada en Occidente por los macrobióticos, que vuelve más “yang” los alimentos, es decir, les aporta un sabor más salado, enriqueciéndolos nutritivamente. También resulta sabroso añadido al pan tostado. A diferencia de las salsas de origen industrial, carece de azúcar y de otros aditivos alimentarios.