¿Cuál te gusta más?
Dentro del reino vegetal, las algas se clasifican en cuatro grandes grupos en función del tipo de pigmento que poseen: las elorofíceas (algas verdes), las feofíceas (algas pardas), las rodofíceas (algas rojas) y las cianofíceas (algas azules). Las que aparecen a continuación son las principales para el consumo:
► Fucus: Bajo este nombre se agrupan numerosas especies que pertenecen al grupo de las algas feofíceas. Representa un verdadero cóctel de minerales (contiene yodo sobre todo) y vitaminas que favorecen el metabolismo de los nutrientes, en particular de los azúcares. Se utiliza frecuentemente como complemento en las dietas de adelgazamiento por su elevado contenido en yodo y por el poder de sus mucíla-gos no asimilables, unas sustancias que se hinchan en el estómago, frenando del apetito.
► Espirulina: Esta minúscula alga azul de agua dulce con forma de espiral destaca por su alto contenido proteico, superior al que posee la carne, el pescado y los huevos, por ejemplo. También es una fuente de aminoácidos, de ácidos grasos esenciales, de vitamina B y de hierro. Ayuda a adelgazar y a mantener el peso, ya que la fenilalanina, un aminoácido abundante en esta alga, actúa directamente sobre la zona del cerebro que controla la sensación del apetito. Reduce el colesterol gracias a su riqueza en clorofila, ácidos grasos poliinsaturados y fibra, y combate la anemia.
► Laminaria: Existen diversas especies de esta alga parda que contiene algina, oligoelementos, yodo, vitaminas A, B, C, D y E y manitiol. Los alginatos se emplean para estabilizar mayonesas y para elaborar cremas heladas.
► Chlorella: Es una microalga verde que contiene un 65 por ciento de proteínas y un alto porcentaje de vitamina B12, vitamina A, niacina, clorofila, cobre, selenio y zinc. Se cree que estimula el crecimiento.
► Agar-agar: Se trata de un subproducto obtenido de varias especies de algas. Corrige el estreñimiento, protege la mucosa gástrica y regula el tránsito intestinal. Se emplea para dar consistencia a jaleas, confituras, helados, mayonesas y quesos.
► Kombu: Es muy rica en yodo.
Su contenido en ácido algénico hace que actúe como un eliminador de toxinas para los intestinos. También actúa como un suave estimulador del sistema linfático, favorece la absorción de los nutrientes y es un remedio eficaz para la hipertensión.
► Kelp: El complejo kelp está reconocido por su alta concentración en minerales, especialmente yodo, y vitaminas. Favorece la absorción equilibrada de los nutrientes en el cuerpo y se utiliza como suplemento vitamínico-mineral de origen natural para enriquecer la dieta.
El kombu, el nori y el hijiki son tres tipos distintos de algas. ¿Porqué no las pruebas?
Recuerda que, cuando vayas a cocinarlas, debes dejarlas antes un poco en remojo.