¿Quién dice que los hipertensos no pueden beber cerveza?
El tratamiento de la hipertensión implica reducir la ingesta las bebidas alcohólicas, incluida la cerveza, aunque siempre podremos optar por la variedad sin alcohol. En el estudio Cerveza sin alcohol: sus propiedades, elaborado por la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación, se pone de manifiesto que un botellín al día de esta bebida aporta muy poco sodio y cantidades apreciables de calcio, potasio y compuestos fenólicos, que ayudan a prevenir cardiopatías.