Lo mejor de la huerta.
Si nunca has ido a una huerta a regar los tomates o a recoger las judías verdes, no sabes lo que te pierdes (es una experiencia muy gratificante). Y si nunca has tomado alguno de los productos hortícolas nada más arrancarlos de su planta, más aún. Y es que los alimentos crudos son la mejor garantía de que estás recibiendo todas las vitaminas y los minerales que “inundan” las frutas, verduras y hortalizas. En el próximo reportaje te vamos a explicar cómo debes manipularlos para consumirlos con garantías. Y en los otros dos te contamos las últimas noticias sobre los beneficios para la salud de dos clásicos de la huerta mediterránea: el ajo y el tomate (con pan y aceite de oliva, ya sabes que constituyen todo un manjar).