Comer pipas, un “vicio” muy saludable.
Comer pipas viendo una película o un partido de fútbol nos ayuda a mejorar nuestra salud, según un estudio elaborado por el Instituto Politécnico de la Universidad de Virginia, en Estados Unidos. Sustancias como el alfa-tocoferol, la colina, la betaína, el lignano y los ácidos fenólicos nos protegen de las enfermedades cardiovasculares (previenen la oxidación del colesterol LDL o “malo”). Además, su consumo se asocia con un menor riesgo de desarrollar cáncer y con la mejora de la memoria y de la función cognitiva.