Recuerda: ¡el agua también es dieta sana!
Cuando hablamos de dieta sana, evocamos la fruta, la verdura…, pero es raro acordarse del agua. Por eso, los participantes en el Curso Internacional de Nutrición, Inmunología e Infección, celebrado en Madrid, reivindicaron su papel dentro de la dieta saludable. El agua débilmente mineralizada aporta beneficios en las enfermedades cardiovasculares, afecciones renales y hepáticas, osteoporosis y en los tratamientos prolongados con inmunosupresores. También es eficaz para prevenir estas patologías.