Dejar de freír alimentos sería un gran paso para eliminar buena parte de los problemas que la dieta puede traer aparejados.
Sin embargo, no es cuestión de privarse de un delicioso plato con frituras, sino de cocinar teniendo en cuenta algunos consejos para hacer más sanos nuestros platos.
• Mantenga la temperatura del aceite en unos 180″ aproximadamente. El aceite no debe humear. Cuando los alimentos quedan quemados, quiere decir que se ha sobrepasado la temperatura de seguridad.
• No fría sus alimentos excesivamente. El tiempo de la fritura debe ser el mínimo necesario para cocinar el alimento.
• Utilice una sola vez el aceite, sin guardarlo para hacer otras frituras más adelante.
• Seque bien los alimentos antes de colocarlos a freír. De esta manera impedirá que se impregnen de aceite.
• Nunca tape la sartén durante la fritura. Los vapores que se van condensando podrían alterar aún más el aceite.
• Cuando realice frituras, equilibre sus platos con alimentos antioxidantes, como verduras o aceites fríos.