DURAZNO.
Multivitamínico, fibroso e h¡pocalórico, el durazno combina sabor y salud. Contiene vitaminas A, B y C, agua, potasio, magnesio, zinc, fósforo, ácido fótico y fibra.
BENEFICIOS: antioxidante, suavemente laxante, limpia la piel, anticancerígeno, protector del estómago, los dientes, la piel, las encías y la vista. Ayuda en los procesos digestivos y hepáticos, es antiulceroso y digestivo, especialmente al favorecer la digestión de las grasas. Además, evita la retención de líquidos, previene la descalcificación ósea y estimula el funcionamiento del sistema nervioso. Es calmante y antitusivo.
ZONAS DEL CUERPO DONDE MÁS INFLUYE: piel, aparato digestivo y salud dental y ocular.
RECOMENDACIÓN: En buen número de propiedades de esta fruta se encuentran en su cascara. Por eso, se aconseja su consumo sin pelar, tanto si se come la fruta como si se prepara jugo o licuado.
MÁSCARA CON DURAZNOS.
Para manos resecas o percudidas:
Si desea realizar una limpieza profunda de manos, que además de higienizarlas depure, elimine residuos sobrantes y agregue suavidad, el durazno es un gran aliado.
Para preparar la máscara:
Ingredientes: Va taza de duraznos, cortados en trozos. Va taza de yogurt sin sabor, una cucharada de miel.
Instrucciones: Coloque los ingredientes en una licuadora y procese hasta formar una mezcla cremosa.
Cómo aplicarla:
Lave y seque bien sus manos, embébalas con la máscara de duraznos y aguarde 20 minutos antes de enjuagarse. Al hacerlo, utilice agua tibia. Seque bien sus manos y humecte con su crema habitual.