Las ciruelas son una de las armas más efectivas a la hora de terminar con un cuadro de estreñimiento. Gracias a su contenido de pectina, fructos y azufre, las ciruelas cumplen muy bien su función.
Para lograr un laxante suave:
consuma una porción de ciruelas frescas diariamente.
Para lograr un laxante de rápida acción: sí es necesario un efecto inmediato, prefiera las ciruelas secas o el agua de ciruelas. Esta última se consigue hirviendo unos minutos algunas ciruelas secas. Beberé! líquido tibio.