CEREZA.
Rica en agua, vitaminas A y C, potasio, hierro, magnesio, cobre, zinc y fibra, las cerezas son un tesoro que sólo es poseído durante el comienzo de la época estival. Es nuestra principal aliada durante el verano porque hidrata y suaviza la piel, además de mejorar el bronceado.
BENEFICIOS: antioxidante, por la presencia de flavonoides. Es depurativa, agiliza el tránsito intestinal y sirve para enfrentar cuadros reumáticos, gota y artritis. Previene la celulitis porque cuida y fortalece los vasos sanguíneos y evita la retención de líquidos. Además, es diurética y mejora la salud cardíaca gracias a su alto contenido de potasio.
ZONAS DEL CUERPO DONDE MÁS INFLUYE: riñon, intestino y piel.