La pirámide de la buena dieta para adelgazar.
La planificación de una buena dieta adelgazante no puede tener en cuenta sólo el descenso del peso. A la vez que tiende a estabilizar el peso corporal, debe asegurar la salud y el buen funcionamiento orgánico.
ALIMENTOS PRINCIPALES: las frutas y las verduras no deben faltar a la mesa diaria. Consuma dos o tres frutas por día y verduras en abundancia. Reemplace los cereales refinados por cereales de grano integral. Consuma aceites crudos y extreme su uso cocido.
ALIMENTOS SECUNDARIOS: mantenga en su alimentación los frutos secos y las legumbres, el pescado, las aves y los huevos. Que deban priorizarse los alimentos principales no significa que los secundarios deban suprimirse, sino que no deben ser la principal fuente de alimentación. Mantenga la proporción.
ALIMENTOS QUE DEBEN EVITARSE: si bien no es una condición tacharlos de la lista, la carne de cerdo, la de vaca y las bebidas alcohólicas deben consumirse con moderación.
ALIMENTOS PARA TACHAR DE LA LISTA: las harinas refinadas, las mantecas, las margarinas y los lácteos.