MELÓN Y SANDÍA.
DEPURAN TU ORGANISMO Y ESTÁN LLENOS DE VITAMINAS
Sus beneficios no acaban en ser las frutas más refrescantes del verano. Se recomiendan en las dietas adelgazantes por su mínima cantidad de azúcar, previenen el envejecimiento al poseer caroteno, alivian el estreñimiento gracias a su elevado contenido en fibra… ¡Qué más se puede pedir!
Con muy pocas calorías y un destacado contenido en nutrientes (vitaminas, minerales y fibra sobre todo), estas dos frutas típicamente veraniegas se adaptan a la perfección a la alimentación de aquellas personas que padecen problemas de salud como obesidad, hipertensión arterial, diabetes…, aunque también puedes sacarles todo su jugo simplemente porque se encuentran en tu grupo de frutas preferidas.
Cuando llega el verano, nuestras necesidades nutritivas varían de forma irremediable. El ascenso imparable de las temperaturas hace que nuestro organismo pierda una cantidad importante de agua (a través ú sudor), que podemos reponer bebiendo agua directamente o dej añinos aconsejar por la sabia naturaleza, que durante esta época del año nos ofrece uno de los mayores placeres para nuestro paladar: los melones y las sandías.