Dos copitas de vino y… ¡olvídate de los catarros!
Previenen su aparición, sobre todo en fumadores y personas estresadas.
Los beneficios para la salud que se derivan de un consumo moderado de vino van un poco más allá de la prevención cardiovascular y cancerígena gracias a los resultados de un estudio que revela que también es eficaz para prevenir los catarros. La investigación, realizada en el Departamento de Medicina Preventiva y Salud Pública del Hospital Clínico de Santiago de Compostela, señala que bebiendo dos copas de vino al día se consigue este efecto preventivo, que llega a ser más eficaz incluso que los aportes suplementarios de vitamina C. El consumo moderado de vino reduce la incidencia del catarro, sobre todo entre personas fumadoras y entre quienes padecen estrés de modo habitual, dos grupos que presentan una mayor incidencia de resfriados.
Una copa de vino en las comidas ayuda a prevenir algunas enfermedades.
Unas arterias en plena forma.
El efecto cardiosaludable que posee el vino ha sido de nuevo confirmado durante el V Congreso de Alimentación, Nutrición y Dietética, celebrado en Madrid: “Los flavonoides del vino inhiben las LDL oxidadas y provocan una proliferación celular de los linfo-citos C, que originan una respuesta inmune contra la arteriesclerosis”, ha afirmado el doctor Lasunción, jefe del Servicio de Bioquímica del Hospital Ramón y Cajal, de Madrid.
Te interesa. Según una investigación preliminar, tomar 100 mi al día de mosto tinto concentrado consigue reducir el colesterol LDL o “malo”.