Melón: dulce y sin calorías.
En nuestro país, el melón prefiere habitar en las zonas cálidas: Murcia, Valencia, Alicante, Almería, Sevilla, Badajoz… Se agrupan en tres variedades: andaluz, valenciano y extremeño. “Entre los valencianos se distinguen los tempranos y los tardíos, los cuales, por su larga conservación, se pueden consumir hasta en invierno”, asegura Blanca Giménez, farmacéutica y experta en nutrición.
Su valor nutritivo es muy preciado y apenas registra calorías (contiene poca grasa y azúcar de forma moderada). El melón es rico en vitamina C y cuenta con ligeras propiedades laxantes, tiene fibra que facilita el tránsito intestinal y previene el cáncer de colon. El color también añade propiedades. Los coloreados contienen carotenos (provitamina A): 100 g aportan 2.000 mcg de carotenos. Esta provitamina protege al organismo de los oxidantes, elimina los radicales libres, previene el cáncer, mejora la actividad del sistema inmune y disminuye el riesgo de enfermedades de origen degenerativo. También aporta 25 mg de vitamina C por cada 100 g (la misma cantidad que las espinacas, los tomates o las patatas). Entre los melones más nutritivos se encuentran los cantalupo (una ración de 100 g proporciona la mitad de la dosis diaria recomendada de vitamina C).
Y un consejo: es mejor comer el melón solo o al comienzo de una comida, puesto que fermenta muy rápido en el estómago.

Sencillos placeres en la cocina:
Estás de vacaciones y el reloj no te regala horas extra para pasarlas en la cocina, siempre puedes acudir  a las recetas rápidas y sencillas,  delicioso paladar. Prueba a quiitarle a la sandía las semillas y prerepara un sorbete con la pulpa; si añades bastante hielo y lo trituras, obtienes un granizado. También puedes trocearla y servirla como : lacedonia junto a otras frutas blandas, y rociarlo todo con un poco  zumo de limón. Con el melón, corta una rodaja con una loncha de jamón serrano por  encima o de pavo ahumado. También puedes preparar como sorbete
cortar un melón cantalupo por  mitad, vaciando sus semillas, y con un yogur bien frío por encima. Los trozos de melón se pueden rociar con zumo de lima o naranja bien fríos antes de servirlos,  más exóticos son cortados anillos y rellenos de arándanos, dornados con hojas de menta.

Compota de melón con aliño de fresas:
► Ingredientes (4 raciones): Dos tazas de trozos de melón, una taza de fresas frescas, una cucharadita de zumo de lima, tres cucharaditas de zumo de naranja, miel (opcional) y hojas de menta para la guarnición.
► Modo de preparación: Reparte el melón en platos de postre. Pon las fresas, la miel y los zumos en un recipiente para batirlos hasta que queden bien suaves. Echa la mezcla sobre el melón y adórnalo con la menta. Procura servirlo frío, sobre todo en verano.