Consumen más lácteos, frutas y verduras, y menos carnes.
Las mujeres se alimentan mejor que los hombres. Se preocupan más por la salud y saben más de nutrición. Esta es la principal conclusión de la encuesta Hábitos de Alimentación y Salud, promovida por el Instituto Omega-3 de la Fundación Puleva. Así, el consumo diario de lácteos, frutas y verduras es superior entre las mujeres, mientras que la carne y los embutidos figuran con más frecuencia en los platos de los hombres. En lo que sí existe igualdad es en la ingesta de pescado. La mujer, pese a su incorporación al mundo laboral, sigue siendo la principal encargada de la alimentación en el hogar: nueve de cada diez realizan esta labor, por sólo un 7 por ciento de los hombres. Las amas de casa son las que mejores conocimientos tienen sobre nutrición.
La mujer está más pendiente de la relación entre salud y alimentación.