UNA BUENA DIETA ADELGAZANTE REQUIERE:
Si el objetivo es adelgazar, más que seguir recetas mágicas es importante atender a una alimentación balanceada que se combine adecuadamente con una vida activa.
El sedentarismo y la ausencia de ejercicios son factores que inciden negativamente. La rutina de ejercicios debe ser aeróbíca. Si elige caminar, hágalo de 30 a 45 minutos por lo menos y tres veces por semana como mínimo.
La sobreexigencia física es también nociva. Una vida demasiado activa produce estrés y agotamiento. Estos factores, inciden negativamente sobre nuestro bienestar. Del mismo modo, pueden producir ansiedad y arruinar nuestro plan de alimentación.
Verse más flaco no es una cuestión de imagen sino de salud: quien adelgaza, debe hacerlo para sentirse bien y en compañía de un especialista que asesore sus planes y que controle junto a usted su peso.
Tomar agua es tan importante como cuidarse en las comidas: no sólo mediante la ingesta de agua sino también consumiendo alimentos que contengan un alto contenido acuoso, como las frutas y las verduras.