Nuestro amigo el calcio.
Si bien, su consumo precoz no es el único elemento que puede llegar a evitar una futura osteoporosis, esta medida es de fundamental importancia.
Muchos médicos recomiendan incorporarlo a nuestro organismo por medio de una dieta adecuada, más que por el uso de suplementos, ya que se cree que el calcio se absorbe mejor de los alimentos que de suplementos. Sin embargo, éstos son muy útiles en el caso de los vegetarianos o, en quienes no toleran los lácteos.
La cantidad óptima que las mujeres entre 11 y 25 años de edad, deberían ingerir, es aproximadamente de 1.200 mg diarios. Según el Boletín de Nutrición de los Estados Unidos de Norteamérica, esta cantidad no se alcanza a cubrir ni en 75%. Es para pensar.

Cómo podemos sumar más calcio en los niños.
-Ofrecerles suficiente cantidad de vitamina C y D, ya que ellas favorecen la absorción del calcio en las membranas celulares. Encontramos vitamina C en los cítricos, las frutillas y los kiwis.
-Lograr que se expongan al sol con las precauciones adecuadas. Este acelera la producción de vitamina D en el organismo.
-Evitar el uso de antiácidos que contengan aluminio en su fórmula, porque pueden hacer que el organismo expulse el calcio.
-Decirle No al tabaco, sobre todo en la adolescencia
-No ingerir más de 5 tazas de café por día.
-Prevenir embarazos en la primera juventud, porque la formación del esqueleto del bebé requerirá el calcio de la mamá en etapas en que los huesos de la madre aún no se han terminado de desarrollar.
-Consumir los alimentos que poseen calcio en forma natural, por ejemplo: lácteos y sus derivados, coliflor, berros, soja, granos integrales y frutas secas.
Como en casi todas las enfermedades, la prevención es el arma más eficaz para enfrentar la osteoporosis. Y mientras más pronto se empiece, mejor será