Vitamina E.
ARMA ANTITUMORAL.
También llamada toco-ferol, es un potente antioxidante que protege a las células del ataque de los radicales libres. Contribuye a aliviar los dolores y el entumecimiento causado por la artritis y, por lo tanto, a reducir las dosis de analgésicos.
Frente al cáncer, la vitamina E actúa no sólo como antioxidante: también combate las células cancerosas y refuerza el sistema inmunitario. Y, por si esto fuera poco, los últimos estudios han demostrado que la vitamina E previene la formación de coágulos en la sangre, y, de este modo, el infarto. Incluso contribuye a superar las secuelas propias de las operaciones a corazón abierto. Se encuentra en: cereales integrales, aceites vegetales, aguacate, germen de trigo, almendras, cacahuetes, nueces y arroz integral.