Pectina.
NO PELES LA MANZANA.
Es una forma de fibra soluble que reduce el colesterol y contribuye a prevenir las enfermedades cardiacas. Pero hay un pequeño problema: la pectina se suele encontrar en la piel de la manzana; si se pela (y siempre hay que hacerlo con las de cultivo no biológico, ya que, aunque se laven, no se eliminan todos los insecticidas), se pierde en gran medida. Por eso, lo más adecuado es comprarlas en los establecimientos de venta de productos biológicos.
Se encuentra en: la piel de la manzana y en la pulpa del pomelo principalmente.