Selenio.
INMUNIDAD A TOPE.
Aunque se requiere una cantidad mínima de selenio, este oligoelemento es esencial para el organismo. Sus propiedades antioxidantes protegen al cuerpo contra los radicales libres y los carcinógenos. Además, reduce la inflamación, estimula el sistema inmune, mantiene el corazón sano y ayuda a la acción de la vitamina E. También contribuye a desintoxicar el organismo de metales tóxicos (mercurio, cadmio, arsénico). Se encuentra en: ajo, cebolla, moluscos, pescado, carnes rojas, uvas trojas, cereales integrales, huevos y pollo.