Grasas trans.
¡OJO AL COLESTEROL!
Estas grasas son básicamente aceites insaturados que se han solidificado por medio de la hidrogenación, es decir, la adición de hidrógeno a las grabas para saturarlas. Lo que se consigue es aumentar la vida del alimento y darle una consistencia más cremosa.
Abusar de estas grasas puede disminuir el colesterol bueno de la sangre (o HDL) y aumentar el malo (o LDL), lo que provoca un incremento en el riesgo de aterosclerosis. Además, puede interferir en determinadas transformaciones de los ácidos grasos esenciales, pudiendo así retrasar el crecimiento y la maduración del cerebro. Se encuentran en: galletas, la bollería industrial, los aperitivos y los alimentos congelados listos para freír (muchas veces están prefritos en ácidos grasos trans).