Resveratrol.
CADA DÍA, UN «VINITO».
Esta sustancia, descubierta por investigadores japoneses, reduce el contenido de lípidos en el hígado y, por tanto, disminuye el colesterol total. Las mujeres que beben una copa de vino al día tienen niveles más altos de colesterol HDL que las abstemias. Pero no conviene pasarse de esa copa, ya que el exceso de alcohol puede dificultar la absorción de calcio y elevar así el riesgo de osteoporosis. Se encuentra en: es un componente de las uvas en todas sus variedades y del vino y el mosto.