¿Necesita PUFA? Apúntese a los pescados grasos.

Son constituyentes naturales de las grasas animales y vegetales. Las principales familias son los omega-3 y los omega-6, considerados como ácidos grasos esenciales, que previenen y tratan enfermedades cardiovasculares. Esta tesis es compartida por Ángel Gil, catedrático de Bioquímica de la Universidad de Granada, que afirma que el consumo de omega-3 tiene un efecto terapéutico en patologías cardiovasculares y otros procesos relacionados con el desarrollo del sistema nervioso, regulación de la presión sanguínea, acción de diversas hormonas y reacciones inflamatorias. LOS Omega-3 están en el aceite de pescado, en el pescado graso y en algunos aceites de origen vegetal. La mejor forma de obtenerlos es comer 2 o 3 raciones semanales de estos pescados o aceite de pescado. Últimamente se intenta enriquecer algunos alimentos, como margarinas, salsas o lácteos, con estas grasas, según Rafael Hinojosa, de laboratorios Roche.

Los omega-6 son precursores de eico-sanoides, necesarios para la formación del coágulo sanguíneo, para el buen funcionamiento del organismo, para mantener la piel en buen estado y mejorar algunas patologías dérmicas (eczema atópico).
Una deficiencia de PUFA suele causar malnutrición, psoriasis, problemas en la reproducción, una capacidad antiinfecciosa disminuida, alteración del normal funcionamiento celular y afección de órganos como el hígado, ríñones y ciertas glándulas. La British Nutrition Foundation aconseja que la ingesta de PUFA debe ser menor del 8 por ciento del total de calorías, en torno al 7,5 por ciento. Sus beneficios son:

Enemigos de los trombos. Los omega-3 impiden la formación de trombos, al no permitir la coagulación en venas y arterias que podría causar serios trastornos en la circulación y el incorrecto funcionamiento del corazón. Otros estudios han confirmado que los omega-3 tienen una acción positiva sobre la presión arterial en hipertensos moderados, favorecen la función endotelial y previenen la fibrilación ventricular y, por tanto, la parada cardiaca

¡Abajo los triglicéridos! Los PUFA reducen el nivel de triglicéridos en sangre, una de las mayores causas de cardiopatías. Los omega-3 pueden reducir un 25-30 por ciento los triglicéridos en dosis de 2 a 3 gr. diarios. Sus efectos sobre el LDL son además muy positivos. Tomar de 10 a 15 gr. diarios de aceite de pescado (que suponen 3-5 gr. de omega-3) parece suficiente para controlar una hiper trigliceridemia moderada.
¿Cuánto pescado a la semana? 2-3 raciones.