¿Otra vez diarrea? ¡Atájela con taninos!
Un desagradable trastorno que aflige a los viajeros, sobre todo en veranóles la diarrea. Por suerte, la naturaleza le ayuda a recuperar el control: la acción astringente de hierbas ricas en taninos reduce la inflamación intestinal. “Los taninos endurecen la superficie del intestino, lo que protege el muro estomacal de las toxinas e inhibe las secreciones”, indica Tyler. La infusión a base de hojas de zarzamora (Rubus frutico-sus), arándano (Vaccinium species) o frambuesa (Rubus species) es muy eficaz. Utilice una o dos cucharadas soperas de polvo picado de hojas de estas plantas en una taza de agua hirviendo, déjelo tapado 15 minutos y cuélelo antes de beber. La dosis indicada para detener la diarrea es de seis tazas al día.

Otro remedio contra la diarrea es el arándano seco: mastique y trague tres cucharadas de polvo de arándano, pero no lo sustituya por arándanos frescos (pueden causarle diarrea, no curarla). Los frutos ricos en pectinas, como las manzanas o los plátanos, también son efectivos.

El médico naturista Santiago de la Rosa añade otras plantas a esta lista: “el regaliz (Glycyrrhiza glabra) para las gastritis; el plantago o la achillea millefolium, de propiedades antiinflamatorias”. Para frenar la diarrea, el doctor De la Rosa aconseja el Quercus robur y el extracto de flores de Lythrum salycarya.