Cuándo tomar el remedio, y con qué…

Algunos medicamentos deben ingerirse entre comidas, con el estómago vacío, y otros deben consumirse con las comidas, siendo importante también la composición de las mismas dado que podría afectar la velocidad de absorción del medicamento. Veamos dos ejemplos:

1. La griseofulvina, medicamento utilizado para el tratamiento de los hongos, se absorbe mejor con comidas grasosas.
2. Los antibióticos no deben ser ingeridos con comidas grasosas ya que se alarga su permanencia en el estómago exponiéndolos a la acción de los ácidos gástricos lo cual disminuye su eficacia. Cuando se administran con las comidas, también es importante moderar las proteínas, ya que éstas parecen acelerar el metabolismo de estos medicamentos.

La mayoría de los antibióticos deben consumirse entre las comidas.