EL PODER DE LAS SEMILLAS DE LINO.
Conozca la riqueza nutricional de este suplemento alimentario.

Se trata de semillas de una planta oleaginosa de flores azules, que contienen hidratos de carbono, fibra, proteínas, grasas poliin-saturadas, vitaminas del complejo B y E, y minerales como potasio, fósforo, magnesio y hierro.

Más componentes saludables
Las evidencias científicas confirman que las semillas de lino tienen tres componentes fundamentales que influyen sobre la salud:
Un alto contenido de Omega 3 (ácido linolénico),
Un gran aporte de fibra.
Una gran cantidad de lignanos (100 a 800 veces más que otras semillas). Gracias a esa riqueza nutricional, el lino aporta los siguientes beneficios…
Previene el envejecimiento prematuro de las células, ayudando a combatir los radicales libres.
Evita la formación de coágulos sanguíneos.
Reduce el riesgo de enfermedades del corazón.
Ayuda a disminuir el colesterol.
Aumenta las defensas del organismo.
Regula la función intestinal.
Ayuda a proteger contra algunos tipos de cáncer (gracias a los lignanos, un tipo de fitoestrógenos).

¿COMO SE PUEDEN CONSUMIR?
Una cucharada de semillas a diario (preferentemente molidas con la procesadora) se pueden incluir en yogures, ensaladas de frutas u hortali zas, compotas, frutas asadas, rellenos, sopas. Además, ya molidas, se pueden agregar en la preparación de panes, galletitas caseras, incorporar en los cereales del desayuno, copos, granóla e incluso espolvorear sobre el queso untable descremado.