Cada vez más varones acuden con su pareja a los centros de reproducción asistida para consultar si el problema está en el varón o en la mujer. Vemos cada vez más casos en los que el factor es masculino del mismo modo que van en aumento las causas de infertilidad en el hombre relacionadas todas ellas con la calidad de su semen.
Hay al menos cuatro factores que pueden mermar la capacidad reproductiva del varón y dificultar la posibilidad de ser padre de modo natural.
Un 30% sería por causas masculinas alteraciones en el ámbito testicular, obstrucción de conductos, patologías en la próstata, alteraciones en la eyaculación o erección y alteraciones en el semen.
Otro 30% sería por causas femeninas, como la menopausia precoz, la endometriosis, las obstrucciones o lesiones de las trompas de Falopio, anomalías uterinas y cervicales o los problemas ovulatorios.

A diferencia de las mujeres la edad de los hombres no es un problema a la hora de tener hijos. Mientras que ellas deben darse prisa al llegar a la treintena, cumplir años no es para ellos un factor influyente en su fertilidad.
Pero sí existen otros condicionantes que pueden mermar la calidad del semen y por tanto frustrar las posibilidades de un embarazo. Cada vez más varones acuden con su pareja a las consultas de reproducción asistida porque el problema para tener hijos estriba en él según informan desde el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI).

Cuando tienes problemas de infertilidad con tu pareja el estilo de vida es un factor importante el deseo no satisfecho de tener un hijo es un problema que afecta a los dos miembros de la pareja. Pero no siempre hay detrás una enfermedad. El estilo de vida tiene una gran influencia sobre la fertilidad, sobre todo el estrés, el consumo excesivo de alcohol y de café y el tabaco. Los aspectos psíquicos también pueden afectar negativamente. Además, pueden influir un peso muy bajo o un gran sobrepeso, así como tomar determinados medicamentos. Por eso, quien planifica un embarazo debe revisar sus hábitos de vida y a lo ser posible asistir a una clínica de fertilidad, la recomendable es IVI.

Es verdad que la abstinencia sexual en función de su duración influye en la cantidad y calidad de los espermatozoides presentes en el eyaculado. Cuando la abstinencia es de menos de un día se pueden generar eyaculados con un menor número de espermatozoides mientras que abstinencias prolongadas aquellas de más de una semana pueden provocar una disminución en la movilidad de los mismos. Por eso para analizar la calidad espermática de un varón mediante un análisis de semen la Organización Mundial de la Salud recomienda hacerlo tras un periodo de abstinencia de entre dos y siete días.
Para más información te recomendamos ver:  http://www.ivi.es/Pacientes/Causas-de-la-Infertilidad/Infertilidad-Masculina.aspx