Para mantener el peso ideal.

Después de alcanzar el peso deseado, muchas veces se vuelve a subir. Para evitarlo van algunos hábitos que hay que incorporar y así mantenerse en forma siempre:

Cuando compre verduras y frutas, elija variedad: así no se aburrirá de comer siempre lo mismo. Esto le evitará tentarse con opciones menos light.
Antes de comer ejercite un poco: camine, suba y baje escaleras. Así aumentará la circulación en los músculos y disminuirá su apetito.
Tómese su tiempo para saborear cada bocado, enfocándose en lo que está consumiendo. La saciedad llegará más rápido.
Mastique lentamente: esto también ayuda a comer menos.

Delimite ambientes en los que no se come: el dormitorio, el living, el baño.
Cuando va a alimentarse cuestiónese si realmente lo hace por hambre o por otra razón.
Espere 10 minutos antes de servirse un segundo plato: así tendrá tiempo de sentir saciedad.
No lleve las fuentes a la mesa: sírvase directamente en el plato la porción que debe consumir.
Mantenga el tenedor en el plato hasta que no termine de masticar.

Antes de llevar un bocado a su boca, imagine todo el proceso que va a realizar la comida. Esto puede ayudar a disminuir el tamaño del siguiente.
Ueve una fruta, yogurt, una barrita de cereal o un apio al trabajo, para que cuando tenga hambre no coma chatarra.
Siéntese a comer a la mesa y nunca lo haga frente al televisor: si está desconcentrado, cuesta más alcanzar la sensación de saciedad.
Saque todos los comestibles de la mesa durante la sobremesa.

No reemplace un plato de comida por un helado, porque la misma cantidad de calorías de hidratos de carbono o proteínas dejan más satisfecho que las de grasa. Para obtener la sensación de saciedad que brindan 400 calorías de proteínas (unos 100 gramos de carne magra) habría que consumir 800 de grasas (unos 90 gramos de aceite)