1. Bolsitas de frutos secos.

Sí, esas bolsitas de semillas y frutos secos parecen muy saludables y buenas para el colesterol, y llenas de fibra y minerales como cobre y manganeso. Pero ¡sorpresa!: una bolsa de tamaño mediano contiene nada menos que 800 calorías. Una barbaridad si piensas que por menos de 500 puedes tomar una cena a base de pavo, ensalada y una manzana.
► La solución: Olvídate del formato bolsa y dosifica los frutos secos. Son muy sanos, pero hipercalóricos. Toma media tacita (de las de té) al día, como mucho.

2. Salsas para ensalada en sobres individuales.

Sí, son tan pequeños que parecen de dieta, pero cada sobrecito esconde dos cucharadas con 80 calorías y 7 g de grasa cada una. Y lo peor es que cada bolsita contiene dos raciones y media, con lo que consumimos más de lo que realmente nos echaríamos (200 calorías y 17,5 g de grasa).
► La solución: Intenta aliñar tus ensaladas y, si no te queda más remedio que recurrir a los sobres, utiliza menos de la mitad del contenido.

3. Chocolate light.

¿Crees que el chocolate puede ser light o inofensivo del todo para tus caderas? No, puede que lleve menos calorías que una tableta convencional. Y por muy logrado que esté su sabor, no puede competir con el auténtico. Como no nos sacia psicológicamente, tendemos a comer cantidades mucho mayores
► La solución: Prueba con las barritas o bombones dietéticos de chocolate. El sabor no es el mismo, pero, por lo menos, te estás asegurando grandes cantidades de nutrientes.

4. Barritas isotónicas.

Nos las venden como las aliadas de los deportistas y como auténticos condensados de fibra, pero por cada 140 calorías de producto sólo se encuentra un escaso gramo de fibra.
► La solución: Toma 7 g de fibra al día (lo que necesitas), pero sácalos de una manzana y una pera, que sólo tienen 163 calorías.

5. Bebidas energéticas.

¿Piensas que te van a hacer sentir bien inmediatamente y que pueden sustituir una comida? Estás muy equivocado. Mucha gente engorda sin motivos aparentes cuando empieza a incluir estas mezclas en su dieta. Y es que, ¿has pensado que precisamente energía es el nombre científico de la caloría? Añadiendo 250 calorías a tu alimentación diaria, ¿cómo no vas a engordar?
► La solución: Toma un complejo multivitamínico cada día y alimentos saludables. Si realmente necesitas una bebida energética, resta calorías de otro sitio.