turrón

¿Ha sobrado algo de turrón? ¡Tómatelo ahora mismo!
Es rico en calcio, hierro y grasas insaturadas.

La Navidad ya está dando sus últimos coletazos y seguro que tu estómago ha quedado bien “surtido” de turrones, mazapanes y demás dulces propios de la época. Si no has acabado con ellos y todavía queda alguno por casa, no los guardes hasta el año que viene: tanto el turrón como el mazapán son alimentos muy nutritivos y elaborados con ingredientes naturales que aportan nutrientes necesarios para el organismo, según datos de la Asociación Española de Fabricantes de Turrones y Mazapanes. En concreto, la almendra, el principal ingrediente de estos postres, contiene más calcio que la leche, más hierro que la carne y más fósforo que el huevo, además de ser rica en ácidos grasos insaturados (sobre todo linoleico), en una proporción similar a la del aceite de oliva, y sin aportar colesterol.