los radicales libres

Frente al calendario, dieta verde.

Frutas y verduras son sus principales fuentes. Tómalas a diario.
¿Cómo podemos protegernos de los radicales libres?

Mejorando nuestra dieta. La mayoría de los antioxidantes son nutrientes que se encuentran en los alimentos. Lo son las vitaminas A, C, D y E; el grupo de minerales formado por setenio, potasio, magnesio, manganeso y zinc, y los polifenoles y los bioflavonoides.

Otros los fabrica el propio cuerpo, como la albúmina, el ácido ascórbico, la bilirrubina, los carotenoides, los grupos sulfurados, las hormonas melatonina y DHA, ciertas enzimas como la coenzima Q10 y sustancias químicas sintéticas (glutatión, los nitróxidos y la acetilcisteína).
Los mecanismos de defensa an-tioxidativos protegen en cuatro frentes. Primero, impiden que los radicales libres se formen y que ciertos metales (cadmio, mercurio, cobre y plomo) inicien procesos de oxidación. Segundo, frenan la cadena de reacciones oxidativas que darían lugar a la creación de otros radicales libres. Tercero, detienen las lesiones causadas por los oxidantes, asegurándose de que las toxinas sean eliminadas. Cuarto, eliminan y reemplazan las moléculas dañadas de forma irreversible, a la vez que limpian y eliminan las sustancias indeseables generadas en el proceso.