Archivos de la categoría:

GRIETA

enero 24, 2008

GRIETA

Toda la piel puede verse afectada por grietas. Desagradables y a veces muy dolorosas aparecen, sobre todo, en las manos, las plantas de los pies, los labios y los senos.
Grietas de las manos
Se presentan en quienes trabajan la tierra o manipulan yeso, cal y ácidos, así como en las manos de las floristas y de las amas de casa.
El frío, el agua, los productos tóxicos, el descuido general y los sabañones provocan estas ulceraciones. Lo más frecuente es que se presenten en la palma, entre los dedos y, casi siempre, entre el pulgar y el índice. Cuando son consecuencia de los sabañones, hacen su aparición en el dorso de las manos.
Tratamientos
Procuran devolver a la epidermis su flexibilidad y calmar la sensación de quemadura y comezón. El aceite de oliva, el tuétano de buey, la glicerina o, todavía mejor, la gelatina de
En los casos rebeldes, se utilizarán:
almidón, la crema de pepino y el bálsamo del Perú son excelentes calmantes.
Cataplasmas tibios de fécula de patatas o de zanahorias crudas ralladas.
Baños de almidón o decocciones de plantas, por ejemplo de malvavisco o de malva.
Grietas de los pies
El frío, la falta de cuidados, caminar con los pies descalzos o con un calzado defectuoso, y el prescindir de medias o calcetines en invierno, son las causas principales de las grietas de los pies. El talón, la planta y la piel entre los dedos son los puntos más afectados por las grietas.
Tratamientos

Los mismos que los aplicados en los casos de grietas de las manos.
Grietas de los labios
El viento, el frío y la altitud provocan un resecamiento de los labios y fisuras más o menos profundas. Las del labio inferior pueden tener gran profundidad y ser muy dolorosas.
Tratamientos

Esta afección, muy corriente, se cura por sí sola, pero en caso de persistencia apliqúese:
Manteca de cacao, ungüento de rosa, lociones suavizantes o cataplasmas emolientes.
Azúcar en polvo, espolvoreando con él los labios, sobre todo en las zonas agrietadas.
Grietas de los senos
Durante la lactancia y, en especial en las primíparas, el pezón se muestra enrojecido y presenta granulaciones y excoriación. La succión causa vivísimos dolores y a veces rezuma un líquido sanguinolento que impide la lactancia. Las mujeres jóvenes, linfáticas y nerviosas, con la piel fina y delicada o cuyo pezón presenta una conformación particular, están particularmente expuestas a esta afección.
Tratamientos

Si las grietas son profundas, rezuman y afectan a la lactancia hay que destetar al bebé. En todos los casos, antes de dar el pecho, hay que lavar los senos con agua hervida y tibia.
Entre las tetadas, se aplicarán a las grietas las siguientes curas:
Cataplasmas tibios de cebollas de lirio cocidas con agua o leche.
Lociones preparadas con decocciones astringentes.
Después de cada tetada, se lavarán los pezones con agua hervida y seguidamente se untarán con cerato, aceite de oliva, aceite de almendras dulces, glicerina o una mezcla de glicerina y alcohol de 90° en proporciones iguales.

Plantas Medicinales está orgullosamente a prueba de Digg gracias a la caché que proporciona WP Super Cache