Archivos de la categoría:

TENIA

marzo 2, 2008

TENIA

Este gusano plano es, sin duda, el más conocido de los huéspedes indeseables de nuestros intestinos.
Llamado también solitaria, es transmisible al hombre por mediación de la carne de ciertos animales (buey, cordero, caballo y, sobre todo cerdo) ingerida cruda o poco cocida. El cuerpo de la tenia está constituido por anillos reticulados que se forman a partir de la cabeza. Esta última se adhiere fuertemente a las paredes del intestino delgado mediante ventosas o ganchos, y el cuerpo se extiende como una cinta, con una longitud de 3 a 8 m o más. Algunas veces, este parásito puede subir hasta el estómago.
Durante mucho tiempo se creyó que este gusano siempre era único en un organismo, de ahi su nombre, pero de hecho en un mismo organismo puede haber varias tenias entrelazadas.
Síntomas

El único indicio válido viene dado por las heces, que contienen periódicamente anillos de tenia. Sin embargo, hay otros sintomas a tener en cuenta, tales como un apetito feroz acompañado a veces por un adelgazamiento enorme, comezones en la nariz y en el ano, cólicos, dolores de cabeza, y a veces insomnio.
Tratamientos preventivos

Hay que someter a prolongada cocción las carnes, en especial la de cerdo, y evitar, desde luego, las carnes crudas.
Tratamientos curativos
Los métodos de expulsión de este parásito son numerosos, pero si bien todos ellos permiten evacuar el cuerpo de la solitaria, muchos no eliminan la cabeza, a partir de la cual se desarrollará una nueva tira de anillos.
Para asegurar un resultado completo, hay que proceder a un análisis de las heces que contienen la tenia que determinará si la cabeza ha sido o no expulsada.
Cualquiera que sea el remedio utilizado, la expulsión de la tenia se efectúa al cabo de pocas horas (un día como máximo) y debe tener lugar sobre un cubo lleno de agua caliente (37° C). Este cubo deberá llevarse al laboratorio.
La corteza de la raíz o del tronco del granado. Este árbol posee una corteza que contiene alcaloides volátiles cuya acción era conocida ya en la Antigüedad y que es de notable eficacia para combatir la tenia.
Macere de 60 a 75 grs de corteza seca en medio litro de agua durante 24 horas, y reduzca a la mitad esta maceración a fuego lento. Se bebe en ayunas, en tres veces y con un cuarto de hora de intervalo entre cada una. Apenas se note una especie de contracción de los músculos abdominales, hay que tomar una buena purga de aceite de ricino. La solitaria es expulsada junto con las heces.
Sí el resultado se revela incompleto, espere unos días antes de repetir este tratamiento.
Observación: Esta bebida es muy amarga y desagradable. Tómela bien fría, incluso helada, y con ello se hará más tolerable.
El helécho macho. Este tratamiento, también muy eficaz, consiste en secar, al horno o al sol, las esporas y raíces del helécho, machacándolas después en un mortero y administrando el polvo, así obtenido, a razón de 5 a 10 grs disuelto en un vaso de agua.
Las semillas de calabaza. Las recetas varían, pero el empleo de estas semillas goza de gran popularidad.
En general, se recomienda comer de 60 a 100 semillas majadas y azucaradas, o mezcladas con miel, por la noche antes de acostarse. Aquella misma noche o la mañana siguiente, el intestino expulsa la tenia.
Cabe utilizar también, bien majadas, de 30 a 40 grs de estas semillas y mezclarlas con miel. Se ingieren en tres veces (con media hora de intervalo) y tres cuartos de hora después de la última toma, se bebe una tisana purgante o aceite de ricino (de 20 a 40 grs).
La ensalada vermífuga. Sustituya la cena por una ensalada de patatas a la que se haya añadido una buena cantidad de aceite de nuez (60 grs).

Plantas Medicinales está orgullosamente a prueba de Digg gracias a la caché que proporciona WP Super Cache