Archivos de la categoría:

Alimentación infantil

febrero 11, 2011

La alimentación infantil ideal.
Los expertos recomiendan incluir en los menús infantiles alimentos frescos, sobre todo frutas y verduras. Alimentos como salchichas, pizza, barritas de pescado pueden tomarlos sólo de vez en cuando (máximo dos veces por semana). El postre más adecuado: fruta fresca o yogures. En cuanto a las guarniciones, sustituye las patatas fritas por arroz hervido, por ejemplo.
El menú escolar supone entre el 30 y el 35% de las necesidades energéticas diarias. El resto debe completarse en casa con el desayuno y la cena. Una tarea que no siempre resulta fácil, ya que pocos centros informan detalladamente del menú que ofrecen a sus hijos. Los errores dietéticos más frecuentes en los menús escolares es que incluyen pocas frutas y verduras frescas, legumbres y pescado y, en cambio, demasiados postres dulces y alimentos precocinados.

Frutas y verduras vitaminas

septiembre 4, 2010

Cómo prevenir las cataratas.
Un simple cambio en tu dieta, como el comer más frutas y verduras o disminuir las calorías, puede ayudarte a evitar la formación de cataratas y la nubosidad de los lentes del ojo. Casi todos desarrollamos cataratas a medida que envejecemos. Un estudio reciente, señala que algunas personas que toman una buena cantidad de antioxidantes, como betacarotenos y vitaminas C y E, están menos expuestos a tener cataratas.
Investigadores de la Universidad de Nueva York estudiaron a aproximadamente 1 400 pacientes entre 40 y 79 años de edad, ellos encontraron que aquellos quienes frecuentemente comían alimentos ricos en antioxidantes (grupo que incluye a las naranjas y zanahorias), o tomaban multi-vitaminas, estaban de un 25% a 33% menos expuestos a tener cataratas que otros pacientes.
El hierro expuesto al aire se cubre de moho», explica Alien Taylor investigador de la Universidad Tufts, «un daño similar le ocurre a los lentes del ojo cuando son expuestos al oxígeno y la luz durante toda nuestra vida. Y los antioxidantes parecen actuar como defensores contra el moho».
Otro estudio sugiere que el disminuir el consumo de calorías puede también ser beneficioso en la lucha contra las cataratas. En estudios realizados con animales, el Dr. Taylor demostró que reduciendo las calorías se retrasaba en un 21 % el desarrollo de las cataratas. «Aún no sabemos lo suficiente», concluye Taylor, «pero una restricción calórica puede ser una buena medida de prevención.

Cereales integrales

septiembre 3, 2010

Vitamina B contra los infartos.
Un estudio realizado en la Universidad de Ciencias de la Salud del Estado de Oregon (EE.UU.) reveló que la vitamina B podría disminuir el riesgo de sufrir infartos y otros males cardiovasculares vinculados a un defecto metabólico. En el estudio participaron 99 personas que habían padecido algún infarto y cuyos historiales mostraban alta presión sanguínea, diabetes y arteriesclerosis. Los especialistas descubrieron que estos sujetos tenían en su sangre niveles superiores de homo-cisteína, un aminoácido que reduce la cantidad de vitamina B que necesita el organismo. Situación que puede aumentar el riesgo de sufrir un infarto o arteriesclerosis. Por tanto, el estudio concluyó que si se incrementa el consumo de vitamina B, se evita que el aminoácido la destruya y en consecuencia se desarrollen problemas cardíacos. Los cereales integrales, las lentejas, almendras, nueces y castañas son las principales fuentes de vitamina B, ingerirlas favorecerá en gran medida la salud del corazón.

Verduras medicinales

junio 16, 2010

¿DEPRIMIDA? TOMA VERDURAS.
Un estudio realizado en la Universidad norteamericana de Harvard ha demostrado que el 38% de las mujeres que padecen depresión tiene carencia de ácido fólico, una vitamina del grupo B necesaria para el buen funcionamiento del sistema nervioso. Si estás triste, come alimentos ricos en este nutriente, como las verduras de hoja verde, los guisantes o las frutas.

Verduras y hortalizas

mayo 27, 2010

Verduras y hortalizas.
Al igual que sucede con la fruta fresca, los abundantes minerales y vitaminas de las verduras y hortalizas se pierden poco tiempo después de ser recolectadas. Por eso, lo mejor es consumirlas cuanto antes o congelarlas el mismo día en que las compres. Eso sí, recuerda que la mayoría de las verduras y hortalizas necesitan ser previamente hervidas antes de entrar al congelador, a excepción de algunas cuantas, como las judías verdes, los guisantes o el brécol. Las verduras de ensalada -como lechugas, berros o rábanos-no se pueden congelar. En la nevera, estos productos siempre deben ir en los cajones inferiores -donde el frío es menos intenso- y mejor si se guardan por separado en bolsas de plástico perforadas. Y un truquito: la lechuga se mantendrá más días fresca si la guardas en el frigorífico envuelta en un paño de cocina de algodón.

Plantas Medicinales está orgullosamente a prueba de Digg gracias a la caché que proporciona WP Super Cache